Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

        

Scroll to top

Top

Viva los palos que dan los ciegos!

¡Viva los palos que dan los ciegos!

Últimamente he oído bastante la expresión dar palos de ciego con unas connotaciones muy negativas. Algo así como hacer la cosas al tuntún, sin ton ni son.

Yo cuando veo a un ciego dando palos lo que distingo es a un tipo que quiere llegar a un sitio y que con su bastón tantea el terreno para ir avanzando; esos golpes le sirven también para identificar e ir superando todos los obstáculos que se interponen en su camino.

 Todos somos ciegos, y todos necesitamos dar palos si queremos llegar a algún sitio. Cada palo en realidad sirve para ir construyendo un puente. Otro tema es que no sepamos muy bien ni donde estamos, ni donde pretendemos llegar. Pero eso no tiene nada que ver con la ceguera, o si acaso, con una ceguera que no se localiza en los ojos.

Y es importante distinguir una variante, a veces quien pretende evitar los palos de ciego lo que en realidad le gustaría es no dar un palo al agua.

¿Quieres saber la propuesta que tenemos para ti?